Síguenos en:

A destiempo

  

26/01/2015. No parece que los hados, desde que hace unas semanas arrancó el 2015, le estén siendo demasiado propicios para los intereses generales del ZAMORA CF. Y no sólo me refiero al ámbito exclusivamente deportivo, que también, sino a todo lo demás. Es evidente que el parón navideño no le sentó nada bien a las huestes rojiblancas. Que desde el inicio del año los números son contundentes: cuatro partidos, cuatro derrotas, cero puntos de doce, un gol a favor y seis en contra. De estar cómodamente situado en mitad de la tabla, en tierra de nadie, se ha pasado a ver la promoción de permanencia a sólo dos puntos de distancia. Y no quisiera que el vaticinio de un dirigente futbolístico regional se hiciese realidad allá por el mes de mayo, al menos vestido de rojiblanco: me vino a decir hace tan solo unas fechas, que uno de los tres equipos castellano-leoneses (Zamora, Burgos ó Astorga) sería al que le tocase la china de tener que disputar la promoción por la permanencia en Segunda División B. Ojalá que tal aseveración no se acerque a orillas del Duero.

 

Pero, por otra parte, sobre los acontecimientos en el terreno de juego, tampoco hay que llevarse demasiado las manos a la cabeza. Por ahora, el margen de maniobra y de reacción es bastante, bastante amplio. Y eso que en la plantilla rojiblanca, a las órdenes de Aguirre, hay jugadores que están por debajo, muy por debajo, del rendimiento que de ellos cabría esperar. Alguno juega hasta por decreto, por el artículo 33, porque su rendimiento a los ojos de la mayoría de los aficionados está bajo mínimos, nada de la nada. En los cuatro meses casi de competición que restan, mal, muy mal, rematadamente mal tendrían que hacerlo los rojiblancos para verse metidos en un serio problema. Sinceramente, no creo que eso llegue a suceder.

 

En estas estamos, cuando la pasada semana conocemos que la directiva del club ha decidido renovar a Roberto Aguirre por dos años más, al margen de la actual media temporada que resta. No voy a entrar en si la decisión es buena ó es mala. No voy a entrar tampoco en poner el dedo en la llaga sobre si el asturiano se lo merece o no. Roberto Aguirre tiene cosas buenas (es un hombre honesto, trabajador, y con las ideas muy claras), y tiene, como todo el mundo, sus cosas menos buenas (hay veces que peca de inmovilista; no se decide a leer los partidos de otra manera cuando las cosas van mal y hacer algo distinto a lo habitual; su fútbol no genera excesivas emociones ni ilusiones). Bien, esto es un tema al margen.

 

SOBRE LO QUE YA DUDO, Y BASTANTE, ES EN TORNO A LA IDONEIDAD EN EL TIEMPO O NO PARA TOMAR TAL DECISION: ¿ERA LO MAS NECESARIO Y EL MOMENTO OPORTUNO?...Con la racha adversa que se lleva, en medio de la temporada y con la situación económica que se barrunta, sinceramente creo que no. Este tipo de medidas, ó se toman a principios de campaña (y más como cuando se dijo en este caso que se quería un proyecto a largo plazo), ó se espera a mayo, ó al menos a cuando la resolución deportiva de la temporada esté más consolidada.

 

Esto sucedía el pasado jueves, creo recordar. A lo largo de los días transcurridos desde que se conoció la renovación de Aguirre he ido detectando las opiniones, las reacciones y lo que piensan muchos aficionados zamoranos en torno al caso. Y el balance, ya se lo aseguro a ustedes, no es del todo positivo. Es más, hay bastantes de esas personas que cargan más la mano contra quien toma la decisión que contra el propio entrenador; y eso que éste no se va de rositas ante la empatía o no que demuestra con su trabajo.

 

Dijo el presidente del ZAMORA que "la decisión se tomaba para aportar estabilidad al club". Miren, no sé si el señor Ferrero vive en sus mundos ó qué, pero la sensatez y el sentido común indica que para que en un club deportivo haya estabilidad lo primero que tiene que estar garantizado, ó avalado, es la situación económica. Y, como casi todo el mundo sabe (en esta ciudad hay algunos que se ponen la venda en el ojo), está muy lejos constatar que los rojiblancos sean un club estable económicamente hablando. ¿O alguien se cree, por ejemplo, en el capítulo de las ventas por merchandaising que, habiéndose recaudado hasta ahora en torno a 3.000 euros, se van a llegar a los 144.000 presupuestados de aquí a junio?. No se lo creen ellos ni hartos de.....lo que ustedes quieran.

L.F.

 

*Artículos anteriores

  

- Preparados para tiempos peores

- Una aclaración y una postura

- Sábado de Gloria... ¡En Diciembre!

- Un callejón sin salida

- La carta a los Reyes Magos

Submit to FacebookSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar