Síguenos en:

De príncipes y villanos...

 

28/10/2014. Que conste que me alegró, enormemente, cómo despachó el Zamora CF su compromiso en Astorga, ciudad y terreno de juego que no visitaba en competición oficial desde comienzos de 1.997. Más que por la contundencia del resultado, por la forma en cómo se produjo y los detalles que han quedado tras él; ojalá que eso se repita la mayor parte posible de las ocasiones.

 

Pero que los árboles no les impidan ver el bosque; no se puede pasar de príncipes a villanos, y viceversa, por una gran tarde: ni antes unos y otros eran tan malos como parecían por sus actuaciones y las sensaciones que dejaban en el campo y fuera, ni ahora son tan buenos que puedan hacer pensar que van a llegar al play-off, por ejemplo...

 

Poco a poco, con tranquilidad...Seguir trabajando, que eso estoy seguro que lo van a seguir haciendo; no me cabe la menor duda. Y confiar en que el equipo, con inyecciones de moral como la de Astorga, tire para arriba. Sin embargo, bueno es, pienso modestamente, realizar algunas reflexiones.

 

La primera va sobre Roberto Aguirre. Que es un tío honesto y trabajador, nadie lo duda. Que puede acertar y errar..... cómo todo el mundo. Le he visto ser inmovilista, no reaccionar a tiempo como sería de desear, en más de uno, de dos, y de tres partidos. Se podrá estar más ó menos de acuerdo con sus planteamientos; y es cierto que el equipo en demasiadas ocasiones no transmite nada con su juego. El tiene su cuota de responsabilidad como máximo responsable técnico, claro que sí, pero a lo mejor hay cerca de él otras responsabilidades mucho mayores; no se puede ir a cazar leones con un tirachinas, ¿me entienden, no?

 

DOS COSAS, eso sí, quisiera hacerle llegar al asturiano, modestamente, desde estas líneas: 1/-En estos primeros meses de temporada no le veo con la misma chispa, con la misma intensidad ni dinamismo que hace algún tiempo; parece como si se hubiera resignado a lo que existe alrededor. Ojalá reaccione. Y 2/-Si la cosa no funciona del todo bien (hasta Astorga), que no le tiemble la mano a la hora de realizar variantes, y que cualquier integrante de la plantilla tenga su oportunidad; por supuesto, con merecimientos para ello. Por ejemplo: con la poca contundencia que se ha tenido en ataque, ¿por qué no todos han tenido las mismas oportunidades? (PD: modesta y sinceramente, creo que Carlos de la Nava se ha merecido alguna ración de banquillo, por poner sólo un detalle. No tengo nada contra el chaval, pero me consta que varios socios piensan igual).

 

Que conste que estas reflexiones las expongo con el corazón, con el mayor zamoranismo posible, y deseando lo mejor para el club. Porque no me extrañaría que alguien, si lee estas líneas, le busque tres pies al gato. Lo habrá, lo habrá, luego me llaman a capítulo. Que el equipo tire para adelante, es mi deseo, y que no se vea sacudido por circunstancias y detalles aledaños. Que estamos sólo en Octubre, que resta mucha liga, muchos meses de competición...y de dificultades, de agobios. Ojalá se salven de buen talante.

 

Y dejo para el final, dentro de este carrusel de príncipes y villanos en la columna de hoy, una circunstancia personal, algo sucedido hace pocos días, y que deseo aclarar: como bien sabrán muchos aficionados, durante toda la temporada pasada y los primeros partidos de ésta, realicé labores de comentarista en los partidos que, por Internet y en la modalidad de pago por visión, realizaba el Zamora CF en sus partidos como local. Hace menos de dos semanas el presidente de la entidad me llamó y me dijo que dejaba de hacerlo (labor que realizaba casi casi de forma altruista). No tengo ningún reparo en afirmar que las razones que me dio fueron peregrinas, poco fiables (que si quería dar un cambio, que si la imagen dada no era la idónea, que si había fallos... ¿y eso es culpa del comentarista?), vamos, lo que se podría calificar como "milongas". Las críticas vertidas hacia él y hacia su gestión desde estas mismas líneas parece que son las razones que están detrás de tal decisión. Y así lo piensan más de uno, de dos, de cinco y de diez socios con los que he hablado del tema....También compañeros de los medios, algunos, que, verbalmente, me dieron su apoyo. Gracias. Mejor eso, que no alardear públicamente de una cosa, y luego cuando nos vemos personalmente, ni preguntarme una palabra: sí, dejé de comentar los partidos por Internet a causa de las críticas en este medio. ¿Queda claro? Simplemente, es mi opinión, y aquí me dejan toda la libertad para exponerla.

L.F.

 

*Artículos anteriores

 

- ¡QUE VEINTE AÑOS NO ES NADA...!

- ¿Belleza sin alma?

- Más conchas que un galápago

- El fútbol no tiene memoria

- Pura, dura y cruda: la realidad

Submit to FacebookSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar