Síguenos en:

Más conchas que un galápago

 

01/10/2014. Sin duda alguna, de cualquier acontecimiento relacionado con el deporte me quedo con la carrera solidaria celebrada el pasado domingo, denominada III Carrera de la Guardia Civil, a beneficio de la Federación Española de Enfermedades raras. Lo de menos fue quién ganase ó qué marcas se hiciesen. Lo verdaderamente importante, lo más digno de destacar, fue el empeño que pusieron miles de zamoranos (se calcula que cerca de 3.000) en ponerse una camiseta rosa y salir a correr, ó a pasearse, ó a lo que fuese...Pero salieron.

 

Y en el cómputo general de todos los participantes me quedo con el ejemplo ofrecido por algunos de los integrantes del MMT-Seguros de Balonmano de la Liga Asobal: llegaron sobre las 7 de la mañana del domingo de jugar (y vencer y convencer) en Puente Genil, que está en la provincia de Córdoba; después del partido y del palizón del viaje (toda la noche en autocar), a la hora de la Carrera allí estuvieron. Yo vi, por lo menos, a Jortos, a Guiller y a Fernando; no sé si había alguno más. Pero el ejemplo que dieron, junto con todo lo que llevan ofreciendo de un tiempo a esta parte, los engrandece aún más, a ellos, al club, y al deporte que representan. De sombrerazo.

 

No hay que olvidarse tampoco de su irrupción en Asobal, con tres victorias en cuatro partidos. Y con la imagen que están dando jornada a jornada. Un apunte: dentro de la clasificación de los 10 máximos goleadores de la competición vemos a dos integrantes del MMT-Seguros: Octavio Magadán con 27 tantos, compartiendo esa plaza con Filipe Silva, el portugués de Anaitasuna, a 9 del máximo artillero; y Esteban Salinas con 25, empatado con otros tres jugadores (Sigurdsson, del Barcelona, Plaza, de Sagunto, y Alvaro Ruiz, de Granollers). No sé cómo acabará esta gloriosa e ilusionante aventura; pero, por el momento, que les quiten lo bailao.

 

Ah, y un apunte-aclaración respecto a algo que he escuchado varias veces durante los últimos días: que si en Andalucía siempre se caía, que en Puente Genil llegó el primer triunfo por aquellos lares...El año pasado se cayó, sí, en Pozoblanco de forma estrepitosa, y en Antequera. Pero debe haberse quedado en el baúl del olvido el triunfo en Palma del Río, que también estaba en Plata. Fue el 21 de Diciembre de 2013, justo antes de las Navidades; el resultado 23-27. Y, que uno sepa, a Palma del Río no la han cambiado de territorio ni ha dejado la comunidad andaluza.

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Y si el caminar del MMT-Seguros y del balonmano en esta ciudad es claramente boyante, enganchando a cada vez más aficionados.....en el lado opuesto de la balanza está la situación de nuestro primer representante futbolístico, el ZAMORA C.F. No porque esté en una situación irremediable, no, que soluciones las sigue habiendo; no en vano estamos en los inicios de liga. Sino porque se siguen viendo detalles que no concuerdan con la lógica, la coherencia y el sentido común.

 

Miren ustedes: de la experiencia personal de alguien que lleva 38 años en este mundillo (me puse por primera vez delante de un micrófono, cuando la COPE estaba en la Avenida, en septiembre de 1.976), una de las cosas que tengo claras, muy claras, es que dentro de un grupo deportivo hay dos sitios que son sagrados: el interior del vestuario y el autocar de los desplazamientos. Habitualmente, ahí no tiene que entrar ningún elemento distorsionador, nadie debería de profanarlo. Y lo digo por experiencia, que durante algunos años, cuando en los 80 me inicié en las retransmisiones radiofónicas, viajaba con el equipo. Con el tiempo comprendí que eso no era muy correcto. Nunca se me ocurrió, por ejemplo, y ocasión tuve, tirar de la presencia familiar dentro del vestuario para contar interioridades. Conocí algún caso al contrario.

 

¿Por qué aludo a esto?... Porque en la expedición oficial de los rojiblancos, últimamente ya no viaja sólo el cuerpo técnico, los jugadores, delegado, utillero y demás. Personalmente, y sólo es una opinión, no lo veo bien. Pero ahí debe de haber alguien que asuma galones de mando. Conocí, por ejemplo, el caso de un dirigente de un club, en los 80, puntero en Segunda B, con militancia en Segunda e incluso en Primera, que se metió en el bus de vuelta de su equipo que acababa de ser derrotado y encima no mantuvo la boca cerrada; los jugadores, que no estaban al día en sus cobros, vía agarrón de pechera, lo hicieron bajar. NO estoy apelando a la violencia. Simplemente lo pongo como ejemplo de lo especialmente sagrado que tienen que ser un vestuario y un bus para viajar en un club deportivo. Claro que, como todo en esta vida, cada uno ve las cosas a su manera y tiene sus diferentes puntos de vista. Con el terreno deportivo demasiado pantanoso, estos asuntos tienen miles de aristas que analizar y formas de verlos. Como un galápago, tiene muchas conchas, y no todas en la misma situación.

L.F.

 

*Artículos anteriores

 

- ¿Una visita rentable?

- Preparados para todas las batallas

- Paralelismos Inquietantes

- Las cosas por derecho y bien hechas

- ¡QUE VEINTE AÑOS NO ES NADA...!

- ¿Belleza sin alma?

Submit to FacebookSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar